Search
  • Enrique Portnoy

EL RETRATO DE DORIAN GRAY



“Lo único que vale la pena en la vida es la belleza, y la satisfacción de los sentidos»,

es una de las reflexiones que hace el protagonista de la novela de Oscar Wilde.


En la novela, el cuadro pintado envejece, y marca su verdadera realidad, aunque él protagonista insiste en negarla y quiere ver “otra realidad”.

Su belleza se desvanecerá, aunque Dorian desee tener siempre la edad de cuándo pintaron su retrato. Su alma envejecerá, sin dudas.


No comprender que el tiempo transcurre y que es importante e inteligente crecer y entender la situación, es un grave problema.

Tomar el comando de nuestras vidas significa parar la pelota y pensar lo que viene.

Afilar el hacha para seguir utilizándola en forma eficaz es un hábito a incorporar. Pensar y sentir para adelante, entendiendo hacia dónde se dirigen nuestras decisiones.

Lo que pasó no va a regresar, y lo que tenemos para disfrutar es lo que viene.

Como analistas estamos familiarizados con el pasado, no con el futuro.

El pasado nos ayuda a proyectar el futuro. Al menos la gama de escenarios posibles o probables.

Nos puede ayudar a eludir trampas en las que hemos caído y a aprovechar oportunidades perdidas.

El peligro es real, pero nunca hay un solo camino por delante. Si sabemos que hay riesgo podremos combatirlo.

El retrato de Dorian Gray es una historia que nos ayuda a entender lo que significa creer que algo es para siempre.

La vida real es otra cosa.


Preparémonos para seguir siendo Titulares del Segundo Tiempo.

La vida es como la economía, se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias.

No sirve “fingir que la tomamos en serio” y no ser serios; entendiendo que hacernos cargo no es un trabajo rutinario, cada día significa algo nuevo.

El proceso empieza ya; y ya, en este caso, es ayer.




48 views0 comments

Recent Posts

See All