Search
  • Enrique Portnoy

ADAPTARNOS A LOS CAMBIOS. LA CLAVE.



No podemos sorprendernos día a día porque no controlamos “la situación”.

Nos despertamos, nos levantamos y quizás se nos cruzan recuerdos de "buenas épocas".

Leemos las noticias y los logros de ayer parecen obtenidos una década atrás.

El nuevo día va a estar marcado por novedades.

No podemos quedarnos en lo que pasó.

Tampoco seguir pensando solamente en el corto plazo.

Un nuevo día, una “nueva aventura”, y al otro día otra… y nuestra vida y nuestros proyectos necesitan definiciones y acción.

Lo que viene será con incertidumbre y contradicciones pero debemos enfrentarlo con actitud y proponiéndonos objetivos.

No pueden faltar ideas. No deben faltar sueños, generando futuro, con proactividad, desarrollando talento, etc.

No puede ser que nos despertamos y después de lavarnos los dientes, hasta el otro día, no tengamos nada para realizar, eso es el abandono.


Comenzamos a vivir situaciones que “antes no ocurrían”.

Necesitamos convencernos que para esta nueva etapa: “esto recién empieza”.

Descubrir la reconversión para seguir sintiendo “adrenalina”.

“Se nos pasa el tiempo mientras estamos distraídos haciendo otras cosas”, decía John Lennon. Increíble.

Si entendemos y nos adaptamos a los cambios podemos entusiasmarnos con lo que queremos y nos planteamos hacer.

Para mantenernos jóvenes generemos proyectos. “La edad madura es en la que se sigue siendo joven, pero con mucho más esfuerzo”. (1)


La resilencia es la habilidad para sobreponerse a la adversidad. (2)

Recuperarse después de cambios significativos, como los causados por un incendio, una inundación, una pandemia, o una lesión grave.

La diversidad, la redundancia, la auto renovación y la autoreparación pueden permitir la resilencia.

Adaptarse a los cambios, posiblemente, nos enfrenta con situaciones no deseadas. Nos lleva a diferentes crisis y “crisis es oportunidad sólo si estamos preparados para afrontarla”.

Aceptando los cambios que no controlamos.

Siendo “alumnos” continuos en materias que queremos desarrollar.

Tomando riesgos y definiendo nuestras auténticas metas.

Cambiando y adquiriendo habilidades. Reflexionando. Cultivando relaciones positivas.

Identificando “quien realmente somos”.

No juguemos más para la tribuna. Ahora es sin casete.

Asumamos lo que viene haciéndonos cargo y entendiendo que nos enfrenta a nuestra verdadera vida, la que queremos y tenemos que disfrutar nosotros.



(1) Jean Louis Barrault

(2) RESILENCIA: No son los más fuertes de la especie los que sobreviven, ni los más inteligentes. Sobreviven los más flexibles y adaptables a los cambios – Charles Darwin. El origen de las especies. 1962.



48 views0 comments

Recent Posts

See All