Search
  • Enrique Portnoy

ORGANIZACIÓN PERSONAL QUE AYUDA A CRECER



Armar agenda. Proyectar el día a día. Tener planteado, de a poco, lo que queremos realizar durante los próximos días. No mantener muchos asuntos pendientes en la memoria. Incorporar el hábito de tener ayuda memoria.


Cuando transitamos nuestro Segundo Tiempo es interesante la opción de organizarnos de una manera diferente para construir una nueva rutina .

Tomemos un momento para recordar las tareas que no hemos llevado adelante porque “no nos acordamos”, porque “nos colgamos”; y quizás llegamos a la conclusión que hay una mejor manera de organizar nuestros tiempos.


Así como la empresa está obligada a administrar sus recursos: el equipo de gente, las maquinarias y sus productividades, sus políticas comerciales, la metodología para evaluación de proyectos de inversión. Temas legales y contables. Procedimientos. Nosotros a nivel personal, también podemos incorporar metodologías de funcionamiento.

La NO organización absorbe recursos y dinero.

Planeamiento y control de gestión.

Podemos decidir qué hacer y por qué. Elegir qué hacemos y cómo lo planificamos.

La causalidad sobre todas las cosas.

Basados en nuestras motivaciones, con actitud y entusiasmo. Con conocimientos y habilidades que nos permitirán independencia de criterio.

Manteniendo inquietudes para seguir desarrollándonos en lo que elijamos encarar.

Al enfrentar una nueva etapa de vida ya no nos tienen preparado todo “lo que necesitamos”, como antes. La empresa, el Club, la organización; continúan sus proyectos, y nosotros estamos fuera de esos caminos; y estamos ante la obligación de encarar lo que viene en forma organizada. La obligación con nosotros mismos.


Una historia interesante que se cuenta es cuando un gran inventor fue a ofrecerle la "gran idea" de como podía fabricarse oro a un empresario poderoso que ya estaba más allá del bien y del mal…

Efusiva y apasionadamente le explicaba su descubrimiento, hacia cálculos y demostraciones teóricas muy elaboradas; esperando una amplia recompensa por el secreto revelado.

La sorpresa y el enojo llegaron al finalizar la charla cuando el empresario no le entregó ni un peso por esa documentación tan reveladora y el inventor enojado cuestionó la actitud… recibiendo como respuesta: “no te doy la bolsa llena de dinero porque, sin duda, te será fácil llenarla aplicando tus conocimientos”.


No le comentemos a nadie nuestras grandes ideas, construyamos lo que queremos ser cuando seamos grandes porque, sin dudas, en un alto porcentaje vamos a depender de nuestras virtudes, de nuestra dedicación y esfuerzo.

Aceptemos el desafío de lo que viene, asumamos el futuro como Titulares del Segundo Tiempo.





82 views0 comments

Recent Posts

See All